Granada

Experiencia práctica — 8 años

Como si mi vida hubiera comenzado de nuevo, adquiriendo un nuevo significado, colores, sonidos, movimientos y aromas, cuando me di cuenta de que todo lo que me rodeaba era yo. Alrededor de la persona se forma un espacio que corresponde a su espíritu, energía, pensamientos, conciencia, su forma. Y no son solo algunos conceptos abstractos, sino valores realmente válidos: físicos, geométricos, químicos. Existe un método de cognición y perfeccionamiento en esta dirección, que en mi opinión, se manifestó y se refleja en el proyecto The Perfect One.

Mi camino comenzó con el trabajo en el campo de la psicología clásica, el estudio y la práctica de la hipnosis, la programación neurolingüística, la psicología de la Gestalt, la psicoterapia física, las constelaciones psicológicos y el coaching, también la neurobiología y el tratamiento de enfermedades psicosomáticas.

Teniendo tanto conocimiento y experiencia práctica, buscaba profundidad, la transformación completa en la vida de la persona, pero los clientes sólo se distraían, cambiaban, cambiaban las reacciones, su actitud respecto a algo, reconstruían su comportamiento de alguna manera, pero después como la rueda de Samsara todo volvía, surgían situaciones similares nuevas y decidí parar. Después de cambiar la esfera de actividad, comencé a trabajar con niños, hacía bailes, yoga. Conocí el trabajo de David Hawkins sobre el nivel de desarrollo de la conciencia humana, tuve la posibilidad de encontrarme con el libro de Oleg Cherne “Método” y “El Camino de la mujer”. Fue entonces cuando me di cuenta de que existe un método correcto de desarrollo y me sumergí en él, buscando la profundidad y el volumen que estaba buscando. Apareció la intención y una necesidad interna de trabajar e interactuar con las personas que están buscando, estudiando el Método. Con alguien que está listo para seguir el Camino del perfeccionamiento, sintiéndome a mí misma dentro del proceso y este proceso creativo dentro de mí.

Telegram «Alquimia»